¿Qué es una verruga plantar?
Una verruga es un pequeño crecimiento en la piel que se forma cuando la piel es infectada por un virus. Las verrugas pueden desarrollarse en cualquier parte del pie, pero normalmente aparecen en la parte inferior del pie (planta). Las verrugas plantares se presentan con mayor frecuencia en los niños, adolescentes y ancianos.

Hay dos tipos de verrugas plantares:

  • Una verruga solitaria es una sola verruga. A menudo aumenta de tamaño y puede, eventualmente, multiplicarse, formando verrugas “satélites” adicionales.
  • Las verrugas tipo mosaico son un grupo de diversas verrugas pequeñas que crecen muy juntas en un área. Las verrugas tipo mosaico son más difíciles de tratar que las verrugas solitarias.

Causas
Las verrugas plantares son causadas por el contacto directo con el virus del papiloma humano (VPH). Este es el mismo virus que causa las verrugas en otras áreas del cuerpo.

Síntomas
Los síntomas de una verruga plantar pueden incluir:

  • Piel más gruesa. A menudo una verruga plantar se asemeja a una callosidad debido a su tejido duro y grueso.
  • Dolor. Caminar y estar de pie puede ser doloroso. Presionar los lados de la verruga también puede provocar dolor.
  • Pequeños puntos negros. A menudo estos aparecen en la superficie de la verruga. Los puntos son realmente sangre seca contenida en los vasos capilares (pequeños vasos sanguíneos).

Las verrugas plantares crecen muy profundo en la piel. Este crecimiento generalmente ocurre en forma lenta; la verruga empieza de tamaño pequeño y crece a lo largo del tiempo.

Diagnóstico y tratamiento
Para diagnosticar una verruga plantar, el médico de pie y tobillo examina el pie del paciente y busca signos y síntomas de una verruga.

Aunque las verrugas plantares eventualmente pueden desaparecer solas, la mayoría de los pacientes desean un alivio más rápido. El objetivo del tratamiento es eliminar completamente la verruga.

Para extirpar la verruga, el médico de pie y tobillo puede usar tratamientos tópicos u orales, terapia láser, crioterapia (congelación), tratamientos con ácido o cirugía.

Independientemente de los métodos de tratamiento que se asuman, es importante que el paciente siga las indicaciones del médico, incluyendo todo el cuidado en casa y la medicación que le hayan recetado, así como consultas de seguimiento con su médico. Las verrugas pueden volver a aparecer y requerir tratamiento adicional.

Si no hay respuesta al tratamiento, puede ser necesario realizar una evaluación adicional de diagnóstico. En dichos casos, el médico puede practicar una biopsia para descartar otras causas probables del crecimiento.

Aunque existen muchos remedios populares para las verrugas, los pacientes deben estar enterados que estos remedios no se han comprobado y pueden resultar peligrosos. Los pacientes nunca deben tratar de extirpar una verruga por ellos mismos. Esto puede hacer más daño que bien.

Publicado: 29 de Febrero de 2016